malinche

Malinche por Barbarella D´Acevedo

Nadie entiende tu vida

Ni tu amor 

Malinalli

Sólo yo

Otra mujer

En otra época

Un nuevo siglo

Y una ciudad que nunca imaginaste

Nadie entiende

Y te llaman traidora

No se explican

Qué pasión 

te removió 

La sangre

Y es más fácil juzgar.

Incluso ese guerrero

Que era tuyo

Sin serlo

Quizá no comprendía 

Toda tu entrega 

El alma

Pero arder fue tu sino

Ser Marina, ser otras

Tu cambiarte hasta el nombre

Esa tu voz, 

tu idioma

La decisión de amar

A toda costa

Sólo yo

Soy Malinche también.

La Habana, Cuba, 1985. 

Escritora. Profesora y Redactora Jefa de la Revista Cúpulas en el ISA, Cuba. Teatróloga y graduada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Obtuvo los Premios La Gaveta (2020), Bustos Domecq (2020), Mención en el Hermanos Loynaz (2020), Primera Mención en el Premio Calendario de Literatura infantil (2020) y la Beca de creación Caballo de Coral (2018), entre otros. Publicó Alta definición, una antología de cuentos cubanos inspirados en los medios de comunicación audiovisual con Editorial Primigenios (2020) disponible en Amazon. Textos suyos han sido publicados en Cuba, México, Colombia, Ecuador, Guatemala, Perú, Venezuela, Bolivia, Argentina, Estados Unidos, Canadá, y España. Administra un canal de poesía femenina para escuchar en Telegram llamado Discurso de Eva.

cuadro mujer

El culebrón por Javier Mamián

Para qué escribo un poema sexy

si puedo ver porno

sentarme a ver videos de vidas mejores

para qué metáforas, crak coquein y esas cosas

para qué un verso y no el mundo

por qué el mundo y no de todo un poquito

o morirnos de sobre tales, y re rico.

En la variedad está el sabor nena.

Para qué putas dislocar el canon

o TrazFygürar el lenguaje

si puedo ser millonario a la maldita sea

traficando poemas por el Cauca y culiarnos de amor.

Aquí toca decir las cosas a las patadas

vivir a las patadas, camino con las patas

escribir poemas a las patadas

como nos gusta, con las patas abiertas

gratis

entonces

            si pagan bien es un buen poema

un buen tipo.

Si el poema no quiere ir a la fama

póngale tres culos bien grandotes

tres qué tetas comiendo bien jugosas

una verga mandingona

póngale alegría y cosa buena

dígale al poema que baile desnudo

y se baje la tanga entre la sorpresa y el espectáculo.

Díganle al poeta que está invitado

a la rumba que hará el poema en su casa.

Que traiga culitos y cerveza

que no llegue a barrer.

Nació en Popayán, Colombia. Estudió Licenciatura de Español y Literatura en la Universidad del Cauca. Ha publicado el libro de poemas Sancocho Light. 

antifaz

Antifaz por Edgar Loredo

He hallado al reverso de esta edad

un rostro fugitivo,

ceño que aún duda de su alcance.

Me resulta singular:

parece habitante del insomnio.

Quisiera saber de qué pared surgió su rayo,

qué espejo arrojó su perfil,

cuya luz repentina cimbró esta máscara.

Tras cavilar por severas vías

(por andamios errantes),

donde el polvo cierra mis pasos

y los arroja hacia una orilla incierta

sobre la que deslizo preguntas

hacia su nombre, abecedario roto,

y aguardo al eco de su presencia

que la derrota expande

            como un guiño sin intención.

Ahora que somos prófugos

y el destino nuestra senda disloca,

habremos de danzar en silencio

(anónimos, prófugos, equívocos),

mientras las alas de los árboles se incendian

y la luna toca con uñas blandas

su borde eterno y fulgurante.

mujer rota

El cielo volvió a romperse por Vale Ry

Pierdo la mención de las palabras, incluso de su nombre, que antes evocaba continuamente. Olvidé la huella que producía aquella profunda mirada; el crepúsculo nos llena de entrañas y de efímeros destellos que colisionan y se incineran como si el cielo fuese a romperse. Estábamos sujetos al suelo que nos devoraba; nuestra propia tumba nos está enterrando.

Oigo las paredes caerse y en el sepulcro que ahora es mi memoria, la veo a ella. A la que amé más que al mundo. Más que a mi propia carne; la veo pudrirse luchando por escaparse, para purgar el desconsuelo del amor. Lo nuestro era inverso a la caída, era volar con alas sin importar cuánto doliera aterrizar. Vagábamos con las manos sobre la tierra, vivíamos en lo oscuro, estábamos perdidos…

¿Sentiste alguna vez el avasallante grito de la soledad?; es como el diablo con alas.

Volví a besar su recuerdo, su espectral reminiscencia. Y mientras el mundo se preocupaba por mantenerse vivo yo sólo la veía a ella, y nadie pudo salvarme de eso.

soledad nocturna

Los enfermos mentales por Jorge Pérez Baca

Los enfermos

dementes

vagan por la eternidad

con tacos y con bastones

a bordo de una taza de café

se abrazan al arcoiris

viciosos

tragan catres y botellas

y tienen los años colgados

en sus aretes de fósforos.

Los enfermos

que son

que somos

incurables

como los cerdos voladores

como la leche cortada por tijeras fosforescentes

son

somos

las monedas en el mandil de la cocinera

las inyecciones en la nalga derecha

ay, doctor

máteme si tiene fe

loco encerrado ni lo piense

loco muerto mejor.

Nació en Pacasmayo, Perú, el 15 de febrero de 1991. Estudiante de Periodismo de la Universidad Privada del Norte (Lima). Ha ganado la mención honrosa en el Primer Concurso Nacional de Poesía sobre el Pisco, realizada en su país en el año 2015 y el primer puesto en la categoría Poesía de los Juegos Florales de su universidad, en el año 2016. Sus escritos han sido considerados en revistas peruanas e internacionales. Poemas suyos han formado parte de antologías editadas por la Sociedad Peruana de Poetas, como “Lluvia de flores”, “Aventuras poéticas del amor”, “Oda a la mujer”, “César Vallejo vive”, “Poemas de amor sin cadenas”, “Poemas de abril” y “Corazón de poeta”. Actualmente se encuentra preparando algunos proyectos literarios que espera publicar muy pronto, además de compartir muchos de sus textos en su blog personal, el mismo que administra desde hace cinco años.

mujer retrato

Contemplación por Rausán Arenas

Mirarte es palpar tu cuerpo

sin la ansiedad posesiva y desbordante

de mis manos.

Mirarte es aprender

a conocerte sin palabras

leer en tu silencio

el aroma intermitente de la herida.

Mirarte es profundizar

el abismo de ti que desconozco.

Mirarte es comprender

la espesura de la niebla

que te envuelve.

Mirarte es amarte

sin conocerte.

Raúl Arias Moreno nace el 11 de Octubre de 1971 en la Ciudad de Bogotá D.C. Desde una temprana edad inicia su vocación artística y muchos años después se interesa en la literatura explorando géneros como el ensayo, el cuento y la poesía. Asiste a numerosos talleres de creación literaria en la Biblioteca el Tunal. Ha sido publicado en tres antologías: “Verso en esquina de ceguera año 2000”, “Piedras en el Trópico 2011” y “El valle de las palabras 2012”. Ganador del festival de poesía Convidarte 2014 en la localidad Tunjuelito, “primer puesto en el Concurso Haikus de la facultad de literatura Universidad Javeriana 2014”. Como artista plástico ha sido ganador del Concurso Distrital de Murales Urbanos tema Bicentenario Localidad Uribe Uribe año 2010 y su primera exposición fue en La Casa de la Cultura Tunjuelito Localidad Sexta.

maquina de escribir quemada

Aplausos por Jorge Michelli

Sí, es cierto, quisiera aplaudirme más seguido pero no encuentro motivos.

Las cosas se me esfuman. Apenas las tomo entre mis manos e intento fijarlas empiezan a cambiar, se transforman.

Cambian de nombre. O lo pierden.

Y ahí estoy otra vez, sentado frente al papel. Y no me veo. No me diferencio del fondo.

Me diluyo en el papel.

Y ya no tengo manos con qué escribir.

Ni con qué aplaudir.

47 años. Músico, actor, escritor inédito.

Creador del blog elojodelamosca que mantiene con grandes dificultades e hiatos. Fue líder de la banda Mataron a Kenny y actuó en los largometrajes Contraluz de Bebe Kamín y Run run bunny de Mad Crampi, además de otros varios cortometrajes y obras de teatro. Por otro lado, fue uno de los creadores del programa de radio Muchos Mitos junto con Oscar Papa y Mara Muscia.

alquimia

Alquimia por Ana Schwarz

Dejándolo arder…

lo volátil
siempre fue
el sustento
de esta vida.


Entre miradas sucias
me pierdo en el carnaval;
los rostros dan vueltas,
los nombres se apilan
las letras se quiebran.


Olvido mis manos
y limpio con ellas
el sudor de otro cuerpo
que creí mío.
Dije perdón en mi confusión;
mi corazón no dejó de estar roto,
mis piernas tiemblan,
me abisma ser libre.

mano cafe cuadro

Pulso por Juan Manuel Clavería

Tiemblo, desde el pelo a los pies.

Tiemblo y no lo controlo.

Me exijo, me pregunto, me asusto.

Le resto importancia, todos tiemblan, o tienen miedo, están nerviosos, se sacuden por el frío.

Pero tiemblo, tiemblo y no lo controlo.

Me dicen exagerado, se preocupan, me preocupan.

Pero tiemblo, tiemblo y temo perderme a mí mismo por no temblar, por pertenecer.

¡Y se burlan! Se disfrazan sin saber lo que cuesta.

Aumenta el temblor, y en la canción disminuye el pulso.

El papel se me escapa, ante lo antiestético que resulta plasmarle algo.

El café está prohibido y en mis manos se revuelve por sí mismo.

Caricias como de gelatina, recorren cuerpos inseguros.

Pero tiemblo, y hasta da risa, ¡pero la  risa tiembla!

Tiembla la voz al contarlo,  pero es así, tiemblo.

23 años. Nacido en Cutral-Co, reside actualmente en Neuquén. Estudiante avanzado de la carrera de Licenciatura en Filosofía. Músico y poeta amateur. Perteneciente al grupo “poesía express”, coreuta vocacional en coros autogestivos.  

hombre-huevo

Postulación del griego por Alan Crispo

Nada es algo. No hay el diverso

espacio ni tiempo. Somos la sombra

de un sueño en el que Dios nombra

los actos y la historia del universo.

Los ojos y las bocas las borra el olvido.

No hay cosas. Y a esas cosas estoy vedado.

Todo esto es un sueño que se ha dado

eternamente y que ya se ha repetido.

No hay alguien o ninguno.

En el cíclico futuro ya está el pasado

que la Divinidad con su mirada ha trazado,

haciendo soñadores a todos y no a uno.

En el Ahora confluyen las eternidades

todas. La luna es un reflejo

donde se refleja su propio espejo

que fatiga la lógica y las posibilidades.

Nacido el 29 de marzo de 1994 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Actualmente vive en Boulogne Sur Mer, partido de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires. Cursó sus estudios en el colegio Ceferino Namuncurá. Ha participado en varias ocasiones colaborando en el Diario de los poetas 3+1, de tirada mensual. Ha participado en la antología poética “4 poetas al Norte” de la misma editorial y ha sido seleccionado para integrar las antologías “Luz de luna II” y “Pluma, tinta y papel V”, de la editorial española Diversidad Literaria.